Ciencia, Destacados, Medio Ambiente — January 17, 2013 at 10:38 pm

El petróleo, los desastres y el caso del Prestige

by

Planta de extracción de Petrolero

A pesar de que el petróleo ha sido utilizado como combustible por el hombre a lo largo de la historia, en las últimas décadas, tras el desarrollo y perfeccionamiento de los motores de combustión, se ha convertido en una pieza clave sobre la que se articula la economía mundo. Durante el 2004, por poner un ejemplo, el consumo mundial de petróleo se elevó un 3,4% y alcanzó los 82,4 millones de barriles al día. Los responsables de casi la mitad del aumento fueron Estados Unidos y China, que en la actualidad, utilizan alrededor de 20 y 6 millones de barriles diarios respectivamente.

Uno de los hándicap con los que cuenta el petróleo es que se encuentra sectorizado. Es decir, los enclaves de extracción están repartidos por diferentes regiones del planeta. Ante la necesidad creada sobre su consumo por la evolución tecnológica, los países industrializados tuvieron que buscar diferentes formas para el transporte. Algunas, como los oleoductos o los buques de almacenamiento. Debido a los vertidos que originaban y originan, estas prácticas, a primera vista seguras, pasaron a convertirse así en el principal motivo de contaminación.

El petróleo tiene el problema de ser insoluble en el agua y, por lo tanto, difícil de limpiar. Los derrames afectan profundamente al ecosistema acabando con la fauna, la flora e incluso dañando a los seres humanos. Aparte, el trabajo de retirada es muy tediosos y muchas veces insuficiente. Ante la amplia lista de desastres, los departamentos de las principales universidades pusieron en marcha distintos programas para desarrollar tecnologías que permitiesen su extracción de forma más eficaz. En los últimos meses, un equipo del Instituto Tecnológico de Masachuses, hacía pública la noticia del hallazgo de una técnica que permite separar el agua del aceite empleando imanes.

El método está basado en una mezcla de repelentes del agua con  nanopartículas de hierro. La mezcla, se derrama sobre el vertido adhiriéndose a él. Posteriormente se retira el petróleo mediante imanes.  El proceso se llevaría a cabo a bordo de un buque de recuperación de hidrocarburos para evitar que las nanopartículas contaminen el medio ambiente. Otro de los puntos clave, es que las nanopartículas podrían ser retiradas del petróleo siendo utilizado nuevamente.

El caso del prestige

Hundimiento_Prestige

prestigeave

nuncamais

SOLDIERS CARRY A BUCKET FILLED WITH OIL IN NORTHERN SPAIN

El 13 de noviembre de 2002, mientras España vivía extasiada por los narcóticos del neoliberalismo, el Prestige, un buque petrolero monocasco cargado con 77.000 toneladas de petróleo, emitía una señal de socorro cuando se encontraba navegando a 28 millas de Finisterre. El barco, construido en Japón en 1976, con bandera de Bhamas y propiedad de Mare Internacional, se vio inmerso en un temporal sufriendo una vía de agua en el costado de estribor. En un principio el capitán  pretendía fondear el barco hacia la costa para largar anclas y salvar la carga, pero las autoridades españolas, por miedo a que encallase, ordenaron alejarlo.  Tras varias horas navegando con olas de hasta ocho metros, una pieza de chapa del tanque del costado dañado se soltó produciendo el derrame del crudo. El día 15 de noviembre, cuando navegaba con rumbo norte, una fragata francesa les interceptó amenazando con hundir el barco si no cambiaban el rumbo sur. Allí, las autoridades portuguesas,  igualmente presionaron para alejarlo. El 19 de Noviembre y a 133 millas de la costa el buque se partió en dos y se hundió.

La marea negra provocada por el vertido causó una de las catástrofes medioambientales más grandes de la historia. Las zonas contaminadas abarcaron desde el norte de Portugal hasta las Lanadas francesas. El chapapote inundó importantes reservas, obligando incluso a prohibir la pesca. En los nueve meses posteriores, más de 23.000 aves fueron infectadas y 17.000 murieron. La actuación calamitosa del gobierno del PP (El entonces presidente de la Junta de Galicia, Manuel Fraga, aseguró que el hundimiento no tendría ningún tipo de efecto mediamabiantal) y la falta de información sobre el suceso (El Colegio de Periodistas de Galicia llegó a denunciar el “intolerable apagón informativo” y lamentó que sus periodistas tuvieran que acudir a fuentes extranjeras) propició el movimiento ciudadano Nunca Máis, que exigió responsabilidades y herramientas legales para evitar catástrofes similares. Al mismo tiempo y sin apenas medios, una marea de ciudadanos llegados de todos los rincones se prestaron como voluntarios para limpiar las costas. Muchos de los pescadores que participaron en la limpieza del vertido sufrieron graves problemas respiratorios en los años posteriores.

Leave a Reply

— required *

— required *